Guillermo del Toro cautivó a los aficionados al cine con El Laberinto del fauno. Tras otros trabajos bien distintos ha seducido a la Academia del Cine USA con La forma del agua. Con ella ha conseguido, tras su nominación en 10 categorías diferentes, cuatro oscars; entre ellos, al mejor director y a la mejor película. Nada menos. Y sin embargo…

La nueva obra del mexicano es una pieza de orfebrería cinematográfica tan detallista como compleja y por ello puede parecer irreprochable. La fábula está construida sobre la combinación de muy diferentes recursos e incluso géneros. Sobre un espacio sórdido y violento, de guerra fría en lo político y de mezquindad en lo doméstico, surge el contrapunto de una historia que ensalza la ternura entre dos seres desplazados. Ella, por las dificultades de comunicación y la pobreza; el, por su condición indefinible: un monstruo, sin hábitat ni historia, que los poderosos disputan en función de sus ambiciones, ajenos a cualquier otro reconocimiento.

Esta parábola, de impecable factura, remite a un mundo en el que los intereses ignoran los sentimientos; en el que el poder desdeña la diferencia y en el que el valor de los afectos surge en el mejor de los casos dentro de la marginación y la pobreza. Podría ser un canto al respeto de lo distinto, un homenaje a la diferencia. Y sin embargo…

La metáfora queda demasiado lejos, se ausenta tras la peripecia de lo anormal y se reduce a la anécdota; tal vez avasallada por la exhibición técnica y un ejercicio de estilo que esconden la emoción y la complejidad. Recuerdo, a este propósito, una reflexión de Gonzalo Hidalgo Bayal, escritor brillante y acreditado cinéfilo, en torno a la literatura: “en las tramas narrativas me interesa más la acción que el tema, más la trama que el propósito intelectual o moral que pueda haber al final del trayecto, más la historia que se cuenta que la conclusión inmaterial o el sentido a que conduce, no porque crea que solo lo primero es lo importante y lo segundo innecesario, sino porque estoy seguro de que sin la conveniente articulación de lo primero —la acción, la trama, la historia— nunca llegaremos con bien a lo segundo —el tema, el propósito, el sentido—, que es a donde realmente hay que llegar, al centro, al fundamento, al trasfondo que hace que la literatura sea un bien necesario y perdurable”.

Trasladada esa reflexión al cine, Guillermo del Toro y La forma del agua en este caso han conseguido la acción, la trama y la historia mas sin conquistar el tema, el propósito y el sentido. La película se me escapó  en el trasunto. O eso me pareció a mí.

(No sé si Juan Antonio me habría hecho cambiar de opinión. Habría suscrito lo que el hubiera dicho, porque el sabía de esto. Yo escribo para constatar la importancia de su ausencia).

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.