No le conozco, sólo le leo. Y cada vez que lo hago o que le escucho me siento obligado a pensar y a agradecerle que piense. Y que lo exprese como si apenas fuera un sentimiento.

 

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.