Cuando en la conversación surgió el nombre de Plácido Domingo, se le nubló la vista y gritó.

– ¡En este país se ha desatado la caza del rico!

No, no era un dirigente de Vox. En su currículo  consta que fue alcalde de su pueblo bajo las siglas del PSOE. Con esos antecedentes, no con otros, su reacción podía parecer sorprendente. Se lo dije:

– Yo pensaba que a quienes se ha marginado sistemáticamente ha sido a los pobres…

– ¡Es una vergüenza! Si eres famoso y eres rico, irán a por ti.

Como no figuro en lista alguna de ricos y famosos, y como llego, aunque justamente, a fin de mes, ¡tranquilo!, me dije: «s!Lo mire como lo mires».

Mi interlocutor no se quedó tan conforme.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.