¿Podría usted ordenar estos epítetos de menor a mayor, desde el más leve hasta el más extremo?

Inténtelo.

  • Tonto
  • Memo
  • Bobo
  • Lerdo
  • Mostrenco
  • Gilipollas
  • Imbécil
  • Cretino
  • Idiota
  • Tonto del culo…

De esta manera dejaremos de generalizar, que está muy feo, y de repartir estos calificativos a voleo. Al contrario, podremos asignarlos con precisión, dando a cada cual el suyo, el que realmente merezca.

Haga usted su propia lista y ponga ejemplos. Se tranquilizará. Dejará de despreciar a los demás y se limitará a diagnosticarlos.

Más adelante habrá tiempo para cambiar la perspectiva, para ordenar los epítetos positivos aplicables a cualquier ciudadano sin distinción de sexo, raza, religión, clase social o ideología. El problema de esos calificativos favorables estriba en que no compiten entre sí, no son intercambiables u homologables. Y eso dificultará el ranking y el diagnóstico.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.