Tardaron, pero, llegado su momento, fueron cayendo, uno a uno, despacito, inexorablemente.

No están todos los que son, pero…

No, no lo están. Falta el que puso en marcha el cortijo.

¿Será por eso por lo que quiere volver? ¿Para rehacerlo?

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.