Resumen los últimos días y de las reflexiones más recientes en torno a Cataluña.

Primero, el contexto: los nacionalismos han envenenado Europa en varias ocasiones (Guillermo Altares dixit) y, ya que no ha sido erradicada su presencia de la vida política, conviene estar alerta. Frente a esa desconfianza natural, la izquierda se ha movido en la cuerda floja  y ha asumido riesgos y consecuencias (lo plantea Nicolás Sartorius). En ese contexto se ha instalado la gran mentira (así la define Lluis Basset), la que nos aleja de la opción más razonable: mejor, juntos (lo afirma Ignacio Urquizu).

 

Distintos puntos de vista. Serenos, tranquilos. Para entender el susto y vivirlo con menos miedo.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.