De un tiempo a esta parte estoy bastante atascado. A veces, los proyectos encallan. Por accidente o por necesidad: hay que revisar la maquinaria, estudiar los mapas, rehacer las rutas de navegación o limpiar el buque de las adherencias de la singladura. En eso estamos, pero no cejaremos. Porque todavía queda alguna idea en el cajón. Y porque todavía en el cajón hay sitio para guardar otras que vayan surgiendo. Lo veremos.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.