TRES MUJERES EN TIERRA DE NADIE

506526-jpg-r_1920_1080-f_jpg-q_x-xxyxxEl primer largometraje escrito y dirigido por la realizadora árabe-israelí Maysaloun Hamoud sigue las peripecias de tres jóvenes palestinas que viven en Jerusalén y que son muy distintas en todo, aunque sabrán establecer entre ellas una singular complicidad para hacer frente a los graves y también muy diferentes problemas que las acosan.

En el ambiente teóricamente moderno y cosmopolita de la capital de Israel, donde la juventud bebe, baila, fuma y consume drogas de todo tipo, pero que oculta un trasfondo de tensiones y conflictos larvados, ultraortodoxias y dogmatismos que amenazan con saltar por los aires en cualquier momento, Leila y Salma comparten un piso hasta cierto punto confortable. A ellas se unirá pronto Nour, que procede de una aldea y ha sido enviada sin avisar por una amiga de las primeras.

Leila es abogada penalista, se comporta con desenvoltura, fuma sin parar y tiene una pareja que, aunque discretamente, trata de controlarla incluso en detalles irrelevantes. Salma, por su parte, pincha discos en un local nocturno, trabaja en la cocina de un restaurante del que se marcha cuando le exigen hablar en israelí porque los ecos de la lengua árabe molestan a los clientes, y es lesbiana, si bien actúa habitualmente con bastante discreción. En cuanto a Nour, practica con todo rigor la religión musulmana, viste indefectiblemente con hiyab y se siente vigilada por un novio más radical aún y que se empeña en adelantar una boda a la que ella se resiste.

175986-jpg-r_1920_1080-f_jpg-q_x-xxyxxEsas situaciones se irán agravando progresivamente a lo largo de un relato fluido pero que abusa en ocasiones del trazo grueso para cerrar alguna escena o definir a los personajes secundarios, hasta que estallan cada una por su lado y casi simultáneamente. El novio de Nour, excitado después de haberla golpeado, la viola y a pesar de ello sigue exigiendo que se casen cuanto antes. Los padres de Salma, profundos creyentes también, y en especial el padre, reacciona con particular brutalidad cuando descubre la orientación sexual de su hija, pretendiendo encerrarla en casa después de haberla abofeteado. Y Leila, harta del control a la que se ve sometida, piensa en romper esa relación que la ata y le impide volar por su cuenta con la libertad que ella ansía.

176611-jpg-r_1920_1080-f_jpg-q_x-xxyxxLas presiones de sus respectivos ambientes acabarán anudando la amistad entre las tres jóvenes, tres mujeres situadas en tierra de nadie que intentan unir sus fuerzas individuales en defensa de sus derechos, haciendo frente a cuantos los amenazan, o bien poniendo tierra por medio, aunque la separación pueda resultar dolorosa.

La cineasta Maysaloun Hamoud, también relativamente joven, puesto que nació accidentalmente en Budapest en 1982, compone así un canto a la liberación de la mujer en un contexto especialmente hostil, aunque es difícil saber con exactitud, dado el país productor y los ambientes en los que se desarrolla su película, si los apuntes críticos hacia las condiciones de vida en Israel son voluntaria o forzadamente más suaves que los abiertos y justificados ataques dirigidos contra 177080-jpg-r_1920_1080-f_jpg-q_x-xxyxxlas formas de vida impuestas por la religión musulmana en sus propios territorios, pero con gran influencia también en los reductos árabes que sobreviven como pueden en una tierra y un Estado en permanente conflicto con sus países de origen, del que apenas aparecen rastros en la película.

A pesar de esa relativa indefinición, la llegada de una película como Bar bahar a nuestras pantallas, avalada como suele ocurrir en estos casos por la relevancia adquirida mediante su participación en diversos festivales, es una buena noticia que debe ser recibida con interés, porque, aparte de sus valores técnicos y artísticos, entre ellos la actuación de sus tres protagonistas, demuestra una vez más la extraordinaria capacidad del cine para darnos a conocer otras culturas y otras formas de vida y convivencia, a veces muy difíciles y que exigen gran fortaleza de ánimo y el apoyo solidario de un círculo de personas, por pequeño que sea, que ayude a salir adelante superando todo tipo de contrariedades y formas de opresión.

 

FICHA TÉCNICA

Título internacional: «Bar Bahr / In Between». Dirección y Guion: Maysaloun Hamoud. Fotografía: Itai Gross, en color. Montaje: Lev Goldser y Nili Feller. Música: M.G. Sahad. Intérpretes: Mouna Hawa (Leila), Sana Jammelieh (Salma), Shaden Kanboura (Nour), Mahmud Shalaby (Ziad), Henry Andrawes (Wissam), Ahlam Canaan (Dunya), Aiman Sohel Daw (Saleh), Riyad Sliman (Qais). Producción: Deux Beaux Garçons y En Compagnie des Lams (Israel y Francia, 2016). Duración: 96 minutos.

Ver todas las críticas de Juan Antonio Pérez Millán. 

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.