Cuando muy de mañana leí el título en el papel (El País) y ratifiqué quién lo firmaba

 

sospeché que el titular lo había puesto el periódico.

En este mundo mediático hay que estar siempre prevenido o precavido o descreído. Y si se los conoce, más. Los cojos no engañan: cojean.

Estuve convencido de que el titular no era de Pablo Iglesias cuando comprobé que  la versión digital mostraba otro reclamo.

Entre El Pablo Iglesias británico y ¿Por qué todos hablan del Pablo Iglesias británico?  hay diferencias. ¿De fondo o de matiz?

Para el firmante del artículo y sus seguidores la distancia se aproxima al abismo. Para los detractores de El País, una muestra más de su inclinación antiPodemos.

Para otros

Para quien sospechó desde el primer momento sobre la autoría del titular la respuesta definitiva se encuentra en la frase final del artículo, de autor indiscutible: “Bienvenido, Jeremy”.

El bienvenido tiene 66 años, toda una vida en el Labour, 32 años de actividad parlamentaria de rebelde incluso contra su partido desde que lo degeneró Blair…

Solo en España hay una ingente cantidad de personas con derecho a decir en voz muy alta “Bienvenido, Pablo”. Lo contrario, tal vez, pueda indignarlas.

Desde esa iluminación final, ¿se puede decir que El País tergiversó al firmante? ¿O fue el firmante el que se retrató, sin que a estas alturas se haya dado cuenta?

Algo de todo esto se comentó hace tiempo en estos lares o lagares.

 

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.