Los medios de comunicación sustituyen a la plaza pública. La convivencia se articula a través de las avenidas, las encrucijadas, los caminos, las callejuelas y los senderos que ellos trazan. Su entramado condiciona la percepción de la realidad y la realidad misma. Descifrar el nuevo laberinto urbano se ha convertido en un requisito necesario para pensar, para sobrevivir.
article placeholder

Sólo poder

De vez en cuando peco. Incumplo mi compromiso de no leer crónicas electorales, de atenerme estrictamente a los titulares del debate político, y me adentro en la letra pequeña. Y una y otra vez concluyo con l... Leer más...
article placeholder

Errata

Leo en un rinconcillo de la página 36 (par), dedicada a las Cartas al director, la cotidiana Fe de errores: “Este periódico (El País) publicó ayer por error que el obispo de Palencia y ex obispo auxiliar de V... Leer más...
article placeholder

Mato Mouriño

“Nunca he visto tanta manipulación en TVE como ahora”. Lo dice Ana Mato. El refrán castellano tiene acuñadas explicaciones para casos como éste: los árboles no dejan ver el bosque. Sobre todo, a quienes, te... Leer más...