Los medios de comunicación sustituyen a la plaza pública. La convivencia se articula a través de las avenidas, las encrucijadas, los caminos, las callejuelas y los senderos que ellos trazan. Su entramado condiciona la percepción de la realidad y la realidad misma. Descifrar el nuevo laberinto urbano se ha convertido en un requisito necesario para pensar, para sobrevivir.
article placeholder

Anuncios

Estoy en contra de la publicación de anuncios de prostitución en los periódicos, en las radios o en las televisiones. Los hay en casi todos los medios, aunque, afortunadamente, no en todos los canales. ... Leer más...
article placeholder

Pinganillos

El pinganillo se ha convertido así en los últimos días en objeto del debate ciudadano (o lo que sea el debate en que solemos enzarzarnos por cuenta de otros). Y lo ha sido por una cuestión digna de conside... Leer más...