Te está bien empleado, ¡por mema!

En mi infancia y en mi pueblo, hace mucho aunque no lejos, algunos curas okupaban el saber de las tradiciones locales para domesticarlas a su antojo en aras de una visión uniforme e inequívoca de la realidad. En aquellos momentos al sometimiento se le llamaba ... Leer más...