La imagen ha transformado la comunicación pública. Ha identificado emociones y argumentos. Ha revolucionado la manera de percibir y de pensar. Aquí se trata de eso: de pensar sobre lo que percibimos en veinticuatro fotogramas, o veinticinco frames, por segundo. ¿Es eso la crítica de cine, por ejemplo?