Sin norma no hay convivencia.

Tampoco derecho.

Ni la norma ni el derecho garantizan la convivencia.

Ahí interviene la política.

Pero no hay convivencia sin norma o sin derecho.

Si no fuera por el cristianismo, ¿habría hoy judaísmo?

¿Y pueblo elegido?

¡La de problemas que nos habríamos ahorrado!

¡Sabe Dios!

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.