Sin norma no hay convivencia.

Tampoco derecho.

Ni la norma ni el derecho garantizan la convivencia.

Ese es el momento de la política.

Pero no hay convivencia sin norma o sin derecho.

Y vuelta va empezar.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.