En el día a día se plantean asuntos que tocan el fondo de la sociedad que deseamos o decisivos para la sociedad que legaremos. Por ejemplo, en este tiempo, todo lo relacionado con la inmigración. Sami Naïr plantea Frente a los nacionalismos excluyentes esa cuestión central del debate público.

Otras veces en el día a día se insiste en problemas no resueltos, con frecuencia enquistados, que se retroalimentan. Antón Costas no esconde el riesgo de la Dictadura de la minoría independentista radical en el monotema que ha absorbido la atención de la sociedad y la política catalanas y españolas. Y que, como afirma Jordi Amat, autor de La conjura de los irresponsables, se renueva aunque sea con un Cambio de paradigma.

En otras ocasiones algo asalta la agenda pública con un estremecimiento. Eso ha hecho James Rhodes con su Carta a Pedro Sánchez.Tan clara, tan directa, tan intensa… que el propio presidente del Gobierno convocó en unas pocas horas al pianista británico a su despacho, aunque luego aplazaran los acuerdos para setiembre. Tal vez hubo oportunismo, efectismo, sí; pero también un estremecimiento irrefutable.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.