Tiene razón –o eso parece– Joan B. Culla y Clarà (Una España sin espejos) cuando afirma en El País que (la inmensa mayoría de los catalanes) “se sienten, especialmente desde el año 2000, maltratados moral y materialmente por un Estado –por un sistema jurídico-político– que perciben como ajeno, cuando no hostil, a s identidad y a sus intereses”.

Resulta más difícil explicar por qué.

¿Hay que aceptar lo primero sin entender lo segundo? O mejor, ¿los efectos sin comprender las causas?

En medicina, por supuesto, no. Pero esto debe ser otra cosa.

♥ ♥ ♥

Me gustó hace unos días el broche de un concierto al que asistí: los cantautores, tras un comentario irónico y crítico sobre la reivindicación nacionalista de amplios sectores de la población catalana decidieron despedirse con una canción española. Y atacaron, íntegra, Temps era temps, de Joan Manuel Serrat. En catalán, obviamente. Sin contradicción.

¿De aquellos temps vienen estos lodos?

Aquéllos los sufrimos y compartimos todos.

♥ ♥ ♥

A Oriol Junqueras el presidente Mas le ha hecho llorar. En público. “Hagámoslo de una vez, por Dios”, clamó. Y tuvo dificultades para continuar.

Llegados a este punto, ¿quién se pone a razonar?

♥ ♥ ♥

Joan Herrera me hace sentir mal. Coincido con muchas afirmaciones suyas. Discrepo de sus silencios y algunos sobreentendidos.

Viene a decir ahora que el comportamiento de todos los partidos favorables a la consulta en Cataluña, e incluso de los que se muestran entre Pinto y Valdemoro, como el PSC, son oportunistas, tactistas, con intereses variopintos y espurios. Todos, salvo IC, que, no obstante, ha compartido mesa y mantel con la mayoría de los citados.

Con su propia formación en el lío no había, al parecer, estrategia partidista, sino una apuesta firme por la transversalidad del catalanismo como elemento transformador de la realidad.

Pues eso. Que muchas veces estoy de acuerdo. Y otras… no me acuerdo de cómo la izquierda pretende transformar las condiciones de vida de la gente. Los pueblos me interesan menos.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.