Sergio del Molino explica en El regreso de los intelectuales cómo algunos autores de ensayos y otros artículos asumen ahora la redacción de nuevos panfletos en los que la frase directa sustituye al matiz. “Los (textos) más reflexivos –resume– no esconden que el escritor está animado por un deseo profundo e imperioso de influir en la sociedad, pero no en un legado para la posterioridad ni de forma sutil: quieren cambiar el aquí y ahora, intervenir políticamente”.

Ahí radica, pues, la diferencia entre el pensador y el intelectual, entre la reflexión teórica o ideológica y la política: en la voluntad de cambiar el aquí y ahora. Tal vez porque para el mañana otros tendrán tiempo. Aunque a sabiendas de que sin él el legado y la sutileza quizás nunca tendrán sentido.

 

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.