destruccion-templo-jerusalen-644x362“La ONU no puede quitarnos lo que Dios nos ha dado”, explica un colono israelí. Y a su argumentación no cabe réplica. Cuando Dios se convierte en la referencia primordial, la convivencia empieza a ser imposible; la guerra ha comenzado.

Es igual el Dios de los judíos que el Dios de los cristianos que el Dios de los mahometanos. Sólo los dioses politeístas pregonaron cierta tolerancia; tal vez, para protegerse a sí mismos.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.