La diplomacia norcoreana exhibe el poderío de su fuerza para abrir la puerta de la negociación. En el conflicto catalán la fuerza indepe no ha sido suficiente para arrasar el Estado español, pero sí para impedir un programa de convivencia en el que quepa Cataluña. La fuerza del Gobierno no ha sido suficiente para arrasar el sueño indepe, pero sí para impedir un programa de convivencia en el que quepan todos los españoles. En cualquier caso, pierde España. ¿Alguien gana?

Más sobre el mismo tema. La solución solo será política. A la causa judicial, impredecible, hay que pedirle que se resuelva de la manera más rápida posible. Para que cuanto antes sea derogada por la política.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.