En la panadería un hombre reclama información sobre las múltiples variedades de pan expuestas en las baldas del fondo: candeal, campesina, gallega, baguette, gallego, payés, andaluz, de leña, natural… Pide cinco baguettes. Se interesa por otra especie:

– ¿Cuánto cuesta?

– Noventa céntimos.

Sacude la mano. Da la impresión de que le ha parecido muy caro. Renuncia. Pide otra baguette.

El hombre, correctamente vestida, pausado, saca su monedero, paga…

Noventa céntimos eran un exceso.

En la misma calle, un poco más abajo, la peluquería parece abierta. Uno de los peluqueros descansa en una butaca observando y manipulando el móvil. En el sofá adjunto el compañero yace con la cabeza sobre uno de los reposabrazos, las piernas cruzadas y los pies sobre el otro extremo. También observa el móvil.

El día del señor.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.