Parecía que la crisis y la indignación proponía un giro a la izquierda. Las últimas encuestas lo ponen en evidencia.

Solo la corrupción que anega al PP pone en riesgo a los gobiernos de la derecha pura y neta. Porque Ciudadanos perdería buena parte de su creciente credibilidad.

Sin embargo, la hegemonía ideológica de la derecha no cederá.

Para eso sí sirve la experiencia británica, los mensajes de Blair a su partido, la reivindicación del centro como objetivo.

En ello está Podemos y de ahí no se ha ido el PSOE.

Así está el panorama visto desde fuera, desde los planteamientos ideológicos y los intereses ciudadanos.

Si se observa desde el circo político y electoral, con su pléyade de funambulistas, saltimbanquis, payasos, malabaristas, domadores o fieras, el problema es otro: ¿caben acuerdos en esta tropa?

¿Se puede mantener que la política podrá ejercerse desde la negociación con la sociedad y el acuerdo entre sus representantes?

¡Qué paradoja! Estamos en un año repleto de elecciones. Las necesitamos. ¿Las queremos?

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.