No cabía la menor duda. Apenas escuché la cita, apagué la radio. La convicción con la que Ignacio Wert leyó el texto ponía de manifiesto su actitud demagógica, la falsedad de su argumento y, en definitiva, su sectarismo. Todo un currículo para el ministro de Cultura, Educación y Deporte, dicho en este orden para aplicar cada mérito a un área determinada. No obstante, tuve la impresión de que podía repartir de las tres especias en los tres guisos.

La indignación creció cuando Carlos Francino, que estuvo ágil en la réplica a la primera cita, decidió comerse el sapo de la segunda sin musitar. Estuve seguro de que podría demostrar la falaz grosería del ministro.

Me lo han dado hecho. E incluso me han dado más razones para admirar al pájaro. El ministro de educación miente. ¡Vaya ejemplo!

 

En resumen, esto dice El País:

José Ignacio Wert, nuevo ministro de Educación, ha querido defender hoy en la Cadena SER su anuncio de que suprimirá la asignatura para sustituirla por Educación Cívica y Constitucional, en la que se evitarán los asuntos que «dividen a la sociedad».

Pero Wert ha citado un ejemplo equivocado al plantear que la asignatura estaba enfocada al adoctrinamiento ideológico e «iba mucho más allá» de la educación cívica que recomendaba incluir en la enseñanza el Consejo de Europa. Algunas de las citas que ha leído el ministro dicen así: «Los capitalistas son como ratones que corren en la rueda cada vez más deprisa». «El capitalismo corre hacia el abismo. Pero ese abismo no es, como muchos marxistas imaginaron, su fin inevitable, que dará paso al socialismo». «El capitalismo rueda vertiginosamente hacia el agotamiento de los recursos ecológicos, hacia la destrucción de este planeta por un desastre nuclear (…) o por una quiebra ecológica irreversible». El texto corresponde al libro Educación para la Ciudadanía. Democracia, capitalismo y Estado de derecho, editado por Akal y escrito por Carlos Fernández Liria (profesor de Filosofía en la Universidad Complutense), Pedro Fernández Liria (profesor de Filosofía de Secundaria), Luis Alegre Zahonero (investigador de la Complutense) e ilustrado por el reconocido dibujante Miguel Brieva.

Este libro nunca ha sido un contenido de la asignatura, ni pretendía serlo. De hecho, en su presentación, afirma sobre la asignatura introducida en el sistema educativo por el Gobierno socialista: «Este ensayo es un tremendo contraataque a tamaña farsa». Pese a ello, el libro es citado a menudo por medios de comunicación y organizaciones contrarias a la asignatura como ejemplo de cómo se instruye ideológicamente a los alumnos.

Fuentes del Ministerio de Educación han justificado las citas del ministro asegurando que el libro está dirigido a la comunidad educativa. «Está enmarcado dentro de la categoría de Biblioteca de aula, lo que significa que puede ser utilizado en clase. Si lo han hecho o no, ya depende de cada uno», pero la carga ideológica «está ahí», indicaron a Sevimedia las mismas fuentes.

Una «avalancha» inexistente en Ceuta y Melilla

En la explicación de sus planes, el ministro cometió ayer otro error en su comparecencia en la Comisión de Educación del Congreso. Dijo que «difícilmente es imaginable una situación más complicada desde el punto de vista de la gestión de la educación» que la que tienen Ceuta y Melilla, debido a que allí se vive «una avalancha de marroquíes«. En cambio, según los datos oficiales de su ministerio, Ceuta es la autonomía con menor porcentaje de alumnos extranjeros, un 2,5%. Melilla tiene un 8,3%. En ambos casos por debajo de la media española, que se sitúa en el 9,6%. En Madrid o Cataluña la tasa supera el 13%.

 

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.