Guindos, Luis de, ataca al gobierno de Zapatero por la salida a Bolsa de Bankia. Y ya puesto, al Banco de España y la CNMV. Y lo mismo tiene razón, pero debe haber olvidado quiénes eran los presidentes que la llevaron al desastre y cuáles eran sus mejores compañías. Incluido él mismo.

La respuesta del Banco de España ha sido muy profesional, porque, en realidad, a fin de cuentas, importaba muy poco.

¿Cómo argumentar contra lo dicho por un alto cargo de los gobiernos de Aznar en puestos dependientes de la vicepresidencia económica de Rodrigo Rato; por el mismo personaje, que luego se transformó en directivo de Lehman Brothers, la madre de todas las desvergüenzas, y ahora se presenta como garante del rigor y la transparencia de los demás…

Don Guindos lo sabía todo, estaba donde había que estar: zarandeando el árbol que se desplomó sobre los incautos. Se cayó de golpe y pensó que él solo miraba. ¿Cómo rebatirle?

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.