Eche un vistazo a esta ilustración, porque las cosas pueden cambiar.

El PP incluirá en su programa electoral una modificación del abecedario. No obstante, el partido se ha negado a concretar la propuesta, porque reconoce que existen dos tendencias contradictorias al respecto: mientras una parte de la formación aboga por suprimir la letra ‘b’, otra propone situarla en la primera posición del nuevo alfabeto; los primeros asumen las dificultades que generaría la supresión y los otros aducen que su iniciativa acentuaría, sin complejos, la identidad de la formación.

Entre los más aguerridos defensores de esta segunda opción, en su mayoría pertenecientes al sector aznarista,  se repiten argumentos como que “ninguna otra letra nos identifica más que la ‘b’” o “la ‘b’ es la ‘p’ que exhibimos por partida doble, por partido y por popular, vista desde el cielo”, aunque admiten que “quizás no sea muy eufónico hablar de beacedario, dicen que el neologismo se puede justificar porque resulta más moderno y clarifica nuestra ideología”.  Algunos se muestran tan entusiasmado con la idea que ya han sugerido que ”el alfabeto incluya la ‘bb’ doble, en justo reconocimiento de lo que el pp ha aportado a las letras españolas”.

En el otro lado los militantes favorables a la supresión de la letra del nuevo acedario “pondría de manifiesto la indignidad de la b”, destacaría que “la b no tiene cabida en el partido, como no la tiene Bárcenas” y, por ello, “nada mejor que eliminarla, para que no quepa la menor duda”. Cuando los periodistas han preguntado a Rajoy si esta propuesta explica la elección de Arias Cañete (AC) como cabeza de lista en las elecciones europeas, ha respondido categórico: “puede que sí o puede que no, aunque lo más seguro es que quién sabe”. La vicepresidenta del Gobierno ha añadido, antes de escuchar la pregunta, que “en el partido no existen ni dudas ni divisiones y nosotros por la ´b´ matamos y morimos”.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.