La desigualdad se ceba en los niños. Tranquilos, esa afirmación e incluso esa realidad no es un motivo para el sentimentalismo sino para comprender la irreversibilidad del mayor desatino de nuestra sociedad y la obligación de transformarla. Urgentemente. Joseph Stiglitz muestra en La desigualdad y los niños de EE.UU  la gravedad de la situación en el país más rico del mundo. Si mirásemos al sur, a África, Asia, América, a nosotros mismos…

¿Qué resuelve el enojo del que escribe y hasta el convencimiento analgésico de sabernos impotentes?

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.