El problema no es Vox sino el PP y su consorte Ciudadanos, los que han admitido y auspiciado el trío. En ese tipo de relaciones basta un infectado para contagiar al resto. Y a partir de ahí que cada cual decida si basta el condón a tres bandas o habrá que optar entre la abstinencia o la búsqueda de pareja en otros garitos.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.