¿Qué le pasa a Europa? Bernard-Henri Levy ofrece su diagnóstico en una tribuna publicada en El País y titulada SOS Europa. Él ve al “Gobierno de Bruselas convertido en una burocracia inmóvil y obesa, poblada por esos “chupatintas coronados” de los que ya se burlaba Paul Morand en su retrato del emperador Francisco José, y de los que otro escritor, testigo de la misma descomposición, decía que eran príncipes de la “norma”, reyes de los “pesos y medidas” y emperadores de la “estadística”, pero que la idea de confrontarse con la Historia con mayúsculas, o incluso con la Política con mayúsculas, les resultaba inconcebible”.

images“En suma, una nueva Cacania, un nuevo reino del absurdo, carcomido, como el otro, por la rutina y a punto de morir, también como aquel, por falta de ímpetu, de proyecto, de una estrella fija que guíe su trayectoria… un segundo “laboratorio del crepúsculo” (Milan Kundera) en el que unos dirigentes sonámbulos repetirían, en un éxtasis mórbido y complaciente, todos los errores de sus mayores…”.

botero-rapto-europaPese a todo, concluye: “Y aún estamos a tiempo, estamos a tiempo de provocar una reacción política y moral que se nutra de las lecciones del pasado; que parta del principio de que, sin la voluntad testaruda, contra natura, casi demencial, de sus dirigentes, Europa siempre ha tenido todas las razones para disgregarse, absolutamente todas; y, así, conjurar lo inevitable”.

O sea, qué lejos la realidad de lo soñado, qué distancia entre lo que queremos (lo que hacen los gobiernos no es cosa del azar o del despropósito de unos pocos ajenos por completo a la voluntad de los ciudadanos) de lo que necesitamos, al parecer, sin enterarnos.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.