El hombre que hizo explosionar varias artefactos al paso del autobús del Borussia Dortmund no era un terrorista. Eso han explicado las autoridades alemanas que investigaron el atentado. El autor, han dicho, era un ciudadano que pretendía especular en bolsa provocando una fuerte caída de las acciones del equipo de fútbol alemán.

Nunca quedó más claro que algunas actividades financieras son puro terrorismo, aunque las autoridades no se enteren. O simplemente no lo digan.

Terrorismo y finanzas. Perdón por la redundancia.

.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.