Leo en un rinconcillo de la página 36 (par), dedicada a las Cartas al director, la cotidiana Fe de errores: “Este periódico (El País) publicó ayer por error que el obispo de Palencia y ex obispo auxiliar de Valencia, Esteban Escudero, había sido llamado a declarar como testigo en el caso Gurtel, cuando realmente quien va a declarar el miércoles ante el juez Pedreira es un empresario, con el mismo nombre, relacionado con el mundo del arte”.

– ¡Coño!

Busco el periódico de ayer: allí se explica que el obispo fue presidente ejecutivo de la fundación que organizó el Encuentro de las Familias al que acudió el papa Ratzinger y que el juez investiga el cobro de tres millones de euros en comisiones ilegales por el reparto de los beneficios conseguidos por la red de corruptores y corrompidos con motivo de la visita se su santidad, gracias a l a generosidad de la televisión pública valenciana.

– Periodismo…

– La trama existe y es peor que la errata.

– Esos errores minan a los ciudadanos y engordan las tramas.

– ¡Al juez Pedreira!

– Déjalo, que lo procesan.

 

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.