14 de noviembre de 2011

Ahora, esperanza sin Esperanza

 

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

6 Respuestas

  1. Mágel

    Esperanza, por fin, ha encontrado a su hijo Miguel Ángel.

    Creo que sería bonito recordarla y homenajearla en una marcha a favor de Garzón.

    Un fuerte abrazo a su familia y a aquellos que por vuestra cercanía pasasteis a formar parte de ella.

    Responder
  2. Ana

    He tenido la gran suerte de conocer a Esperanza.Un ejemplo a seguir.Un abrazo muy emocionado para Manoli,su familia y los que habiais llegado a formar parte de ella.

    Responder
  3. marta

    Estoy triste. Los últimos meses, más de un año ya, me he emocionado con ella, leyendo sus cartas, su historia a través de mi padre, recordándola, a través de mi madre también, y escuchándola. Incluso mientras la grababa el día que la conocí. Su energía y su sonrisa. Su valor. Su acento. Y esa inical rabia, dirigida a lograr un objetivo, cuando contaba cómo cogió a Galtieri por las solapas. Un beso muy fuerte para ti, Papá, y otro enorme para todos vosotros, Manoli.

    Responder
  4. isabel

    Me hubiera encantado conocerla, no ha podido ser.Creo que se ha ido con los deberes hechos al poder contar su impresionante historia, y que estará con toda la gente buena que ya no está.

    Responder
  5. Javier

    No la conocí… Bueno, digamos que no me conoció, ya que, leyendo su historia nosotros sí que nos acercamos a su persona tanto que su pérdida duele y entristece… Después del libro, las diversas apariciones en TV, radio y prensa nos la hicieron aún más cercana, con ese aspecto de abuela entrañable, con voz de abuela y ademanes de abuela. Sin embargo, su fortaleza y dignidad amplifican su imagen de una forma difícil de describir… Esperanza, recibe un fuerte beso… Para Manoli y su familia, permitidme que os considere una parte de la mía, un tremendo abrazo.

    Responder
  6. Santiago

    Al menos, llegó a ver materializado su sueño: el de dar a conocer una historia más de las ocurridas en la época más triste del cono sur americano. Ojalá sirva para sensibilizar a futuras generaciones la interesante historia de esta señora. Un abrazo.

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.