Son las elecciones que menos arrastran a los ciudadanos.

Sin embargo, afectan a las instituciones que más pueden influir en su futuro.

La contradicción es tan rotunda, que se debe tomar nota.

Máxime, cuando el caballo de troya ocupa buena parte de su parlamento.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.