INMIGRANTES

489736Octavo largometraje para el cine del realizador marroquí criado en Argelia Philippe Faucon, prácticamente desconocido hasta ahora entre nosotros, salvo algún paso esporádico por festivales de cine, Fatima narra la historia de una mujer de esa segunda nacionalidad, inmigrada en Francia, divorciada y con dos hijas a su cargo: Souad, de 18 años, responsable y aplicada, dispuesta a estudiar la dura carrera de Medicina por muchos obstáculos que se opongan a ello, y Nesrine, de 15, rebelde y arisca, incapaz de comprender los sacrificios que realiza su madre para darles un futuro mejor que el suyo.

Porque Fatima se pasa la vida limpiando pisos y oficinas por un dinero mínimo y sin apenas seguro, mimando a sus hijas y, en los escasos tiempos que le quedan libres, tomando notas en unos cuadernos sobre su experiencia en un país extraño, cuyo idioma no domina y en el que despiertan recelos unos rasgos culturales a los que no está dispuesta a renunciar, como cubrirse la cabeza con un hiyab. Y conviene señalar de entrada que esas anotaciones están sacadas de los dos libros publicados hasta ahora por la auténtica Fatima Elayoubi, en los que se inspira el guion de la película.

Fat3-600x431En estos tiempos en que la vieja Europa muestra su cara más cruel frente a la llegada masiva de refugiados e inmigrantes de todo tipo, destrozando los supuestos valores de los que solía presumir para dejar en evidencia su carácter de club de intereses financieros y otros igualmente sórdidos, conforta encontrar un filme que opta por eludir los aspectos más crudos de esa confrontación, describiendo en cambio los esfuerzos que llevan a cabo para adaptarse a su nuevo hábitat unos personajes africanos llegados hace ya algún tiempo y en vías de integración, con grandes dificultades no por íntimas menos dolorosas, que son las que retrata Fatima con notable delicadeza.

1464873316543Porque, por ejemplo, el marido de la protagonista, que se ha vuelto a casar, disfruta de una posición hasta cierto punto acomodada, y desde ella trata de ayudar también a sus hijas, dándoles asimismo unos consejos que irritan a la menor tanto como las normas que intenta imponerles la madre. No hay, pues, desgarro dramático ni situaciones extremas en este ejemplar relato de Philippe Faucon. Hay, no obstante, una exquisita sensibilidad para captar y transmitir el dolor –este sí, grave y probablemente inconsolable– de una mujer de mediana edad que es consciente de que su falta de cultura en el sentido convencional, ejemplificada en el escaso dominio de la lengua francesa, la relegará siempre a un papel subordinado, y que se empeña con todas sus fuerzas en impedir que a sus hijas pueda ocurrirles lo mismo. Con independencia de la forma en que estas ensayen su propio proceso de adaptación, lo que constituye también un amplio muestrario de posibilidades que el film retrata con todo lujo de detalles.

Carlos-Enrique-Fátima-y-Tomás-Cao-VaselinaEs cierto que el problema se agrava cuando Fatima sufre una caída accidental y queda temporalmente incapacitada para un trabajo que es vital para ella y sus hijas, y cuando los médicos a los que acude se niegan a prolongarle la baja, hasta que encuentra a una doctora dispuesta a entender su situación y oír sus confidencias. Pero ese aspecto de carácter más directamente social está tratado también sin aspavientos, confiando en que la presentación casi con sordina de unas circunstancias graves en sí llegará más fácilmente a unos espectadores sensibles que el panfleto puro y duro o la mera sucesión de mensajes descarnados.

fotograma-pelicula-Fatima_129499702_5854685_1706x1280Por eso Fatima –magníficamente servida por unas intérpretes excepcionales en su contención, que es la mejor forma de expresividad, y con una narrativa sencilla y eficaz– recuerda en muchos aspectos a aquel modelo de anticipación, inteligencia y emotividad que fueron, hace más de veinticinco años, Las cartas de Alou (1990), de Montxo Armendáriz, uno de los más destacados autores del cine español, que supo prever con su lucidez habitual el problema que se le venía encima a Europa con la llegada masiva de inmigrantes… Y, sobre todo, los problemas que sufrían y sufren los expulsados de sus tierras por la voracidad del sistema global imperante, al sentirse extraños y rechazados en un medio hostil, que muchas veces solo pretende aprovecharse de ellos explotándolos como mano de obra barata, sin medios para organizarse en una resistencia colectiva y siempre a la intemperie, en todos los sentidos.

FICHA TÉCNICA

Dirección y Guion: Philippe Faucon, sobre los diarios de Fatima Elayoubi. Fotografía: Laurent Fenart, en color. Montaje: Sophie Mandonnet. Música: Robert-Marcel Lepage. Intérpretes: Soria Zeroual (Fatima), Zita Hanrot (Nesrine), Kenza Noah Aiche (Souad), Chawki Amari (padre), Dalila Bencherif (Leila), Edith Saulnier (Séverine), Zakaria Ali-Mehidi (Sélim), Yolanda Mpele (Sali). Producción: Istiqlal Films, Possibles Média, Pyramide Prod. (Francia y Canadá, 2015). Duración: 79 minutos.

 

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.