Las FARC y ETA surgieron en distinto contexto, pero pertenecían a una misma época. Quizás por ello la guerrilla colombiana y el grupo vasco que eligió el terrorismo como instrumento de acción política desaparecen en fechas próximas, aunque en sociedades diferentes. Ciudadanos-Gobierno-FARC-Habana-AP_CLAIMA20160829_0011_28Hay quienes se resisten a reconocer ambos procesos e incluso hay quienes se empeñan en avivar la confrontación en plena retirada, ya sea por obcecación o por repugnantes intereses partidistas.

Las distancias, no obstante, son enormes. Zapatero y Santos entrevieron la oportunidad, apostaron a favor de lo posible y fueron desprestigiados por poderosos sectores sociales. El PP y el facherío mediático español anticiparon la belicosidad del uribismo contra los acuerdos. En España se avanzó a hurtadillas: los hechos se fueron imponiendo sobre los enredos de los recalcitrantes. En Colombia el gobierno asumió la oportunidad a cara descubierta, contra las trampas de una parte relevante de la oposición.

El discurso del jefe de la comisión negociadora del gobierno colombiano, Humberto de la Calle, aquí impresiona: “Muchos colombianos quisieran castigo para las FARC. Pero también con igual fervor deberíamos pedir el mismo castigo para todos los responsables. Agentes estatales que desviaron su misión y terceros financiadores de graves crímenes y masacres”. Parecen frases extraídas del argumentario enemigo, contra el que ahora mismo combaten los restos del gobierno español en funciones: “La dejadez del PNV y el PSE con Otegi encubre una cobardía”, asegura el candidato del PP a lehendakari, Alfonso Alonso.

0013155121¡Cuánta distancia! De la Calle concluye su discurso: “Agradezco a quienes han expresado sus reservas y críticas. Ellos no son los enemigos de la paz. Los enemigos de la paz son los que han llenado las redes sociales de falacias y mitos”. El líder de la guerrilla, Timoleón Jiménez «Timochenko», se dirige a los soldados, marinos, pilotos de la fuerza aérea, policías y organismos de seguridad e inteligencia del Estado, para decirles que “hoy, más que nunca, lamentamos tanta muerte y dolor ocasionados por la guerra”.

Por una parte, los hechos, la autocrítica, el respeto; por otra, las grandes palabras, la utopía totalitaria, el rencor. En Colombia se apela a la generosidad y a la esperanza de las víctimas, se busca el compromiso de los vivos por un futuro compartido, edificable. En España apenas se atiza el dolor de los muertos y los bandos se enquistan y degeneran sin otra expectativa que el encono.

farcCualquier observador podría concluir que la experiencia de la paz no tiene retroceso en el País Vasco y en España, mientras que en Colombia aún se vive la fragilidad de un proceso de alto riesgo. Sin embargo, aquí, algo nos devuelve al fragor de la guerra que precedió a todo lo que aconteció después, la que aún nos divide y enfrenta, porque, en vez de reconocer las propias culpas para alentar la memoria, el reencuentro civil y la vida en común, preferimos mantener las fosas del dolor, la división social y el encono justiciero.

Colombia prefiere construir la justicia de los vivos como homenaje a los muertos. O eso queremos creer, que han entendido que con la paz se conquista de futuro, que la paz no es un arma contra el pasado. Aquí no acabamos de entenderlo.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.