Lo mío tiene mucha menos relevancia, pero desde hace muchos años también me he sentido deudor de Albert Camus y seducido por el mito de Sísifo. Hoy no puedo ocultarlo. Gracias a Günter Grass. Memorable discurso para periodistas.

 

 

 

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.