A Hannah Arendt hemos acudido aquí en alguna ocasión a propósito del debate independentista que se alienta desde Cataluña.

Y a ella y al final de Eichmann en Jerusalén volvía Reyes Mate para reflexionar sobre ese mismo asunto. Un artículo, La cuestión catalana en tiempos posnacionales, que invita a una reflexión que de la política conduce a la filosofía para que el lector retorne a la política. Una mirada, siquiera, sugerente.

La Seminci (o si se quiere, el Festival de Cine de Valladolid) ha concedido la espiga de plata a la película Hannah Arendt, basada la reflexión de la filósofa judía sobre las vicisitudes del proceso que se celebró en Jerusalén contra Adolf Eichmann, alto oficial de las SS y responsables de la muerte de cientos de miles de judíos y que ella relató en Un informe sobre la banalidad del mal.

Todo ello, a partir del legado de una mujer imprescindible. Al que hemos vuelto, por casualidad y necesidad. Si leyéramos más… tal vez no nos liáramos tanto.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.