BUSCANDO SU DESTINO

386819.jpg-r_1920_1080-f_jpg-q_x-xxyxxEn 2005, una niña y tres niños que viven en la franja de Gaza sueñan con triunfar en el mundo de la música y empiezan formando un grupo con instrumentos rudimentarios y haciendo frente a todos los obstáculos imaginables, familiares, religiosos, culturales y, naturalmente, económicos. Están convencidos de que con esfuerzo y tenacidad podrán alcanzar el éxito y «cambiar el mundo», en clara referencia a las terribles condiciones en que viven ellos y sus familias, encerrados y permanentemente acosados por la barbarie israelí.

Cuando la pequeña Nur, la más resuelta de ellos, sufre una grave enfermedad renal, los esfuerzos de todos, incluida Amal, otra niña a la que han conocido porque debe someterse a las mismas sesiones de diálisis que aquella, se concentran en la idea de promover la carrera musical de Mohammad, hermano de Nur, dueño de una voz prodigiosa y dispuesto también a todo con tal de seguir el que parece ser su destino.

El argumento salta entonces hasta 2012 y narra los esfuerzos del joven Mohammad por abrirse camino, trabajando como taxista, recibiendo clases de un profesor que cree en él por encima de todo y tratando de salir de su forzado enclaustramiento. Con grandes altibajos de estado de ánimo, por supuesto, dado que los obstáculos que se oponen a su propósito parecen infranqueables. Entre las escasas ayudas con las que cuenta al principio figura la de la propia Amal, 317990.jpg-r_1920_1080-f_jpg-q_x-xxyxxque le confiesa que al oír sus canciones siente un gran alivio en sus preocupaciones, y en especial las relativas a su precaria salud.

Pronto el objetivo fundamental de Mohammad se fija en el gran concurso de televisión Arab Idol, parecido a tantos otros a los que nos tienen acostumbrados últimamente las televisiones de todo el mundo y que se celebra en El Cairo para unos aspirantes que proceden del ámbito árabe, aunque de Gaza solo conseguirá llegar el protagonista, apoyado ahora fervientemente por toda su comunidad, que vería en su triunfo tanto un lenitivo para sus sufrimientos como una victoria sobre otras comunidades menos castigadas.

De esta forma, Idol se presenta como una nueva historia de superación individual a base de esfuerzo por un héroe que parte de las peores condiciones imaginables e intenta alzarse con una victoria que parece fuera de su alcance. Para contarla, el cineasta palestino Hany Abu-Hassad, que había realizado hasta ahora películas mucho más duras sobre la tragedia de su pueblo –Paradise Now (2005), Omar (2013)–, se basa en la biografía real del personaje y adopta un 485571.jpg-r_1920_1080-f_jpg-q_x-xxyxxtono más amable y en ocasiones casi romántico, aunque la trama sentimental que late en algunos momentos del relato no llega a materializarse, por fortuna.

En la primera parte, el cineasta utiliza un montaje sincopado, saltando de una breve secuencia a otra para marcar los distintos pasos de la peripecia de los niños y evitando así tener que mostrar la forma de resolución de algunos momentos de intriga –carreras, persecuciones– que no siempre resultan creíbles. Aunque un rótulo inicial advierte de que algunos hechos han sido ficcionados, deberían resultar más aceptables y menos forzados. Destaca, en cambio, la actuación de los pequeños intérpretes, expresivos aunque se vean obligados a decir frases más propias de adultos y claramente perjudicados aquí por un doblaje español sencillamente insufrible. Aunque, en cambio, no se subtitulen las letras de las canciones, que sería imprescindible para captar el sentido que aportan al conjunto. Porque, por ejemplo, la última de ellas parece ser un himno nacionalista en pro de la unión de las diversas 489790.jpg-r_1920_1080-f_jpg-q_x-xxyxxfacciones de la resistencia palestina, lo que explicaría el entusiasmo que su interpretación provoca en la multitud de espectadores en directo y por televisión. Cosas de la distribución nacional, tan chapucera a veces como en este caso.

La segunda parte, planteada también como una carrera de obstáculos de todo tipo, en la que Mohammad supera dificultades y recibe ayudas inesperadas también con excesiva facilidad, y descrita empleando trávelings circulares y otros recursos visuales demasiado efectistas, muestra con más frecuencia e intensidad los terribles destrozos provocados en Gaza por los bombardeos israelíes, lo que proporciona a la historia un contexto más real, y por ello mucho más importante, que todos esos defectos que lastran el desarrollo de una acción que sin esa dimensión correría el riesgo de resultar demasiado tópica.

 

FICHA TÉCNICA

Título original: «Ya tair el tayer». Dirección: Hany Abu-Assad. Guion: Haay Abu-Assad y Sameh Zoabi. Fotografía: Ehab Assal. Montaje: Eyas Salman. Música: Hani Asfari. Intérpretes: Tawfeek Barhom (Mohammad Assaf), Nadine Labaki, Kais Attalah, Hiba Attalah, Ahmed al Rokh, Abdel Karim Barakeh, Saber Shreim, Eyad Hourani. Producción: Cactus World Films, Fortress Film Clinic, Full Moon Prod., Idol Film Prod. (Holanda, Reino Unido, Qatar, Argentina y Palestina, 2015). Duración: 100 minutos.

 

Ver todas las críticas de Juan Antonio Pérez Millán. 

 

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.