Me estremece que ciudadanos ingenuos, o no fanáticos en sus hábitos y en exposición, consideren que canales como Intereconomía, Telemadrid o Libertad Digital son un ejemplo aceptable de pluralidad y veracidad.

Me estremece que un concejal recién elegido pacte con otro partido para ocupar un puesto en el gobierno municipal y, sobre todo, para ser incluido en la nómina de ediles liberados (es decir, con sueldo y seguridad social y, esto ya se verá, dedicación al municipio).

Me estremece que este juego lo protagonicen personas que se consideran decentes, porque creen que en ese comportamiento forma parte del normal ejercicio de la actividad política.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.