Cuando alguno se les hincha la voz hablando de la familia, en realidad piensan en la mafia.. Ocurre cuando la voz se convierte en Vox.

Otras veces, pienso en aquellos tiempos en que el Estado más que en el desarrollo personal de un hombre y una mujer pensaba más el el sacramento que santificaba las piaras.

En serio: ¿Quién es en una sociedad democrática el sujeto de derechos? ¿Alguien que no sea un ciudadano? ¿Por qué se justifica el derecho a la vida, a la libertad de expresión, de asociación, de información, a la vivienda, al trabajo…? ¿Por alguna razón que no sea el mero hecho de ser persona?

De esa cuestión tan elemental se derivan muchos líos.

 

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.