Da vergüenza.

La utilización de las víctimas del terrorismo por parte del PP resulta tal indignante que el enojo corre el riesgo de extenderse contra las propias víctimas.

El asesinato de Miguel Ángel Blanco conmocionó a una inmensa mayoría de la sociedad española. Al cumplirse veinticinco años de aquella barbarie, la reivindicación de la explosión colectiva de dignidad que se denominó el espíritu de Ermua se ha ido deteriorando, poco a poco, de manera inequívoca, por culpa de su tergiversación por parte de los sectores más reaccionarios, los alentados por las facciones ultra del PP.

Para empezar, ese partido y sus gobiernos han reivindicado, con pretensiones de exclusividad, para luego utilizarlas, a las víctimas del terrorismo etarra, mientras repudiaban y despreciaban a las que generaron otros terrorismos no menos sanguinarios y crueles, como el de la dictadura, el policial o el yihadista.

El esfuerzo de los últimos días para denigrar a Manuela Carmena ha resultado obsceno. La dignidad de esta mujer se encuentra a años luz de quienes la han insultado. Ella sí fue víctima del terrorismo, aunque nunca reclamara la presencia de los focos, aunque siempre constatara su compromiso con el derecho y la libertad, aunque jamás exigiera el reconocimiento de estandarte político, porque, por mucho que lo requieran los facciosos, ese no es el papel que corresponde a las víctimas; su derecho específico es tan solo el deber al respeto y al afecto que corresponde al conjunto de la sociedad.

El grito que salió de Ermua a favor de la unidad contra la barbarie –lo que verdaderamente había que haber reivindicado en memoria de Miguel Ángel Blanco y quienes le precedieron en ese martirio inclemente que ejecutó ETA– se ha ido transformando en el elogio del victimismo cobijado bajo el manto del PP. Un elogio que solo pretende impedir una reflexión ciudadana que elimine viejos fantasmas para conseguir la vida en libertad y sin miedo.

Da vergüenza.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.