Las personas que paseaban por la amplia acera de Príncipe de Vergara empezaron a detenerse a medida que se elevaban los lamentos de una mujer apostada junto a una farola. Atado a ella, un labrador negro de impecable aspecto la observaba con no menor asombro que los transeúntes. El enfado de la mujer rompía la armonía de su cuidada indumentaria e incluso su edad, poco apropiada para tan visible disgusto.

Un hombre fornido salió de un supermercado y se dirigió al lugar donde encontraban la señora y el perro. Fue ella la que habló.

– No se le ocurra volver a hacerlo.

La perplejidad del aludido encontró explicación.

– Aquí me tiene, dando sombra a su perro.

Las personas que rodeaban la escena observaban la escena sin esconder su perplejidad.

– Lléveselo, pero no vuelva a hacerlo. No lo deje al sol. No lo haga nunca más.

El silencio del dueño del animal encendía los ánimos de la mujer.

Vamos, hombre; dejarlo ahí al sol, a 45 grados como estamos.

La realidad era bastante más benévola. Apenas 29 grados.

– Usted no tiene vergüenza. Menos mal que estaba yo para darle sombra.

La acera seguía conmocionada evaluando los efectos de la insolación. En la mujer, claro.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.