Se saludaba cada mañana con una salva de cuescos. Para despertarse a la realidad.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.