El neurólogo y escritor Oliver Sack dejó escrita una colección de textos que, bajo el título de El río de la conciencia, publica la editorial Anagrama. El País ha publicado un texto incluido en aquel conjunto bajo el título Se me olvidó lo que lo inventé. El autor plantea la fiabilidad de la memoria y afirma que “no existe mecanismo en la mente ni en el cerebro que asegure la verdad o, al menos, el carácter verídico de los recuerdos”. O, dicho de otro modo, que, “cuando un relato o recuerdo se construye, no existe forma de distinguir lo verdadero de lo falso”.

Todos tenemos motivos para corroborarlo y, por ello, a veces sentimos la necesidad de rebajar la fiabilidad de nuestros propios recuerdos; porque no son datos inequívocos. Y por ello compartimos que “nuestra única verdad es la verdad narrativa, las historias que nos contamos unos a otros y a nosotros mismos: las historias que continuamente recategorizamos y refinamos”.

 

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.