En una situación tan decepcionante, lo peor son los argumentos.

La imbecilidad no se explica.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.