Al subir al tren hay quienes prefieren acomodarse en el sentido de la locomotora; otros eligen hacerlo de espaldas. Los primeros buscan estaciones y personas que compartirán viaje y vagones. Los otros  las despiden y, casi siempre, olvidan. Son dos maneras de viajar. Y de vivir.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.