Juan Marsé publica un nuevo libro y con esa excusa, entre el rescoldo de la memoria y el asco del presente, entre la literatura y la no ficción en la que ahora indaga, hace algunos comentarios sobre lo que pasa. Porque no suele prodigarse en este tipo de comentarios y porque, cuando habla, lo hace con claridad, me guardo estos comentarios:

Queda clarísimo: a Juan Marsé la cuestión Cataluña-España le toca…: “Un servidor no es nacionalista, ni independentista, ni soberanista, ni españolista, ni catalanista, ni baturrista, ni feminista, ni ciclista, ni lampista, ni golfista, ni saxofonista… ¿Queda claro?”.

Claro, también, su hartazgo de la situación política: “Estoy hasta el gorro: nuestro politicastro corrupto de cada día salta a los medios, puntual y sonriente, algunos con una verborrea excusatoria tan burda como insultante; otros envolviéndose en la bandera en la que previamente se han meado, como Jordi Pujol y señora…”.

Y claro, por supuesto, su desprecio de la verborrea: ”Lo más desvergonzado” o, al menos, lo que más le indigna es comprobar “hasta qué punto son lerdos, incompetentes, mentirosos y vacuos, de una insolencia verbal y una imbecilidad insultante… ¡Que un papanata como este nos haya estafado!” (se refiere, en concreto, a José Antonio Monago)

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.