Hay gente que pasea mirándose en los escaparates. Cuando en lugar de lunas reflectantes vislumbra cámaras en derredor se pavonea, camina de puntillas, sube el esternón, estira el cuello, oscila la cabeza y evita mirar a los ojos para esconder que, detrás de ellos, solo hay vacío.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.