A Rafael Catalá le corre prisa pasar a la historia. Ha acumulado méritos a lo largo de su periodo como ministro de Justicia para figurar en los anales de la justicia española. En el apartado correspondiente a los disparates.

A la vista de que su cargo está en peligro, tras la convocatoria de una moción de censura que puede sacarle del ejecutivo, ha corrido a asegurar que la condena al PP en el caso Gürtel «no tiene nada que ver con la corrupción». ¿Con qué, pues?

¿Con el cambio climático, que tampoco existía?

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.