Los policías y guardias civiles equipararán sus salarios con los mossos d’esquadra porque así lo ha decidido el gobierno español. La equiparación supondrá un incremento en la nómina entre 500 y 800 euros mensuales, que será plenamente efectivo en el plazo de tres años.

El salario de los funcionarios subirá en ese mismo plazo un 8 por ciento para ir recuperando el terreno perdido desde el inicio de aquella crisis que solo existió cuando hubo que responsabilizar a otros del desaguisado colectivo

¿Por qué unos sí y otros no? ¿Qué criterios se aplican que no resulten homologables con otros sectores? ¿Que unos llevan pistola y los otros son muchos? ¿Cuál debe ser la norma de homologación: la de los que cobran mucho o la de los que cobran poco o, tal vez, la de aquellos que tengan una retribución menos desigual o, si se quiere, mejor?¿No se deberían establecer las revisiones en función de las necesidades, de la precariedad, de las retribuciones reales? ¿No se vería aplicar el mismo criterio a los pensionistas?

Así son las cosas. En ello estamos. Prima la lógica de esta sociedad. Si algo se arregla, otro algo se descompone y así sucesivamente hasta el desastre final.

Agrupémonos todos…

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.