Convencido como estoy de que mi mayor certeza no pasa de un quizás, declaro inaugurada esta solemne tontería.
A la búsqueda de alguna idea, que ojalá resulte una idea peregrina, inicio este esfuerzo inútil, abocado al silencio y la melancolía.
Casi seguro.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.